¿Qué es un robot de forex?

25.03.2021

Los Robots de Forex son programas informáticos diseñados para abrir, cerrar y modificar operaciones de forma automática. Los robots más sofisticados pueden analizar millones de datos en segundos de los que extraen señales de compra y de venta de los activos en los que los hayamos incorporado. Un robot recopila toda la información que tiene que ver con el tipo de mercado que analiza y la coteja abriendo y cerrando posiciones según unas directrices de trading que le ha marcado el trader en la configuración.

Los sistemas automáticos de trading se fundamentan en el análisis técnico principalmente y funcionan las 24 horas al día abriendo y cerrando posiciones, tanto en largo como en corto, cada vez que se dan las condiciones de configuración del robot en los gráficos.

Un robot de Forex puede operar las 24 horas del día en los instrumentos que le indiquemos, ajeno al cansancio y a la presión psicológica. Sin embargo, la presión psicológica no disminuye para el trader que utiliza bots. Operar con ellos requiere una vigilancia periódica.

Todos los sistemas de trading automático deberían generarnos dudas, especialmente los que operan con sistemas basados en el cambio de tendencia como la martingala, grid o hedging.

La mayoría de los robots que existen en el mercado operan en contra de la tendencia añadiendo lotes a una posición perdedora a la espera de que el precio dé la vuelta y así recuperar las pérdidas o ganar en el promedio. La martingala, grid o el hedging no tienen en cuenta el dinero disponible en la cuenta del trader y la duración de una tendencia. Estos sistemas siempre terminan quemando las cuentas del trader en el momento en que la equidad  no es suficiente para añadir nuevas operaciones en contra de la tendencia.

Todos los robots y Expert Advisors para MT4 que hemos probado hasta el momento han terminado fallando. Ninguno ha conseguido dar beneficios a medio o largo plazo. La mayoría de los robots probados en Metatrader4 han mantenido un flotante muy alto y en algún momento habrían terminado por quemar la cuenta. 

¿Cómo funcionan los robots de Forex?

Los robots de Forex están programados siguiendo una estrategia de inversión que es la que determina todas las acciones de compra y de venta que van a tomar. Son, por tanto, los parámetros de programación adecuados los que construyen un robot más o menos exitoso.

Hay muchas empresas dedicadas a crear y vender robots de Forex, no hay más que echar un vistazo en internet. Si estamos pensando adquirir uno debemos recelar de aquellos que prometen beneficios extraordinarios en breve espacio de tiempo. En el mejor de los casos, un robot dará pequeños beneficios durante un periodo de tiempo

Uno de los problemas que suelen presentar la mayoría de robots de Forex es que no responden a las situaciones cambiantes de los mercados y por eso no tienen éxito. Algunos son muy efectivos, pero en situaciones de alta volatilidad pasan de dar beneficios a dar pérdidas contínuas que pueden acabar con la cuenta del inversor en poco tiempo. El empleo de un robot requiere de vigilancia constante y una gran fé en él para mantener múltiples operaciones abiertas.

Fiabilidad sistemas automáticos de trading

A la hora de elegir un robot de Forex es importante que comprobemos que el desarrollador hace  actualizaciones para adaptarlo a los cambios del mercado. La mayoría de los creadores de robots no vuelven a ajustarlo una vez vendido, por lo que el robot puede perder la efectividad que pudiera tener.

Plataformas como Metatrader incluyen sistemas automáticos de trading o Expert Advisors disponibles de forma gratuita o de pago. El trader interesado en estos sistemas automáticos pueden comprobar su fiablidad en una cuenta demo en Metatrader y ver su comportamiento histórico en el probador de estrategias. En la configuración del robot o Expert Advisor hay parámetros que el trader puede modificar para tratar de optimizar el rendimiento.

Como norma general hay desconfiar de los robots de Forex que se venden en internet en webs como mql5.com. Algunos son muy caros y su fiabilidad, en el mejor de los casos, tiene caducidad, siempre acaban fallando. No es difícil encontrar casos en los que, después de un periodo de ganancias regulares y sostenidas en el tiempo, quiebran la cuenta del inversor en unas pocas horas.