Qué son los CFDs

Cómo funcionan los contratos por diferencia y ejemplos



Los CFDs o contratos por diferencia son contratos en los que se negocia la diferencia entre el precio de un activo en el momento de apertura del contrato y el precio en el momento de cierre. Los CFDs son derivados de un activo subyacente que puede ser acciones españolas y extranjeras, oro, petróleo, índices, etc. 

Los CFDs son productos en los que existe la posibilidad de  apalancancamiento, es decir,  el inversor puede comprar o vender lotes aportando únicamente una pequeña parte del total del coste. 

Operar con CFDs es una manera de invertir y especular que ha cobrado gran auge porque pone al alcance de pequeños inversores la posibilidad de operar con grandes volúmenes aportando un pequeño porcentaje del monto total.

Como resultado de la fácil accesibilidad a los CFDs, la mayoría de los operadores que hacen trading con CFDs no tienen la formación necesaria para operar con este producto y pierden rápidamente su dinero. 

Es por esto, por lo que la CNMV se esté planteando prohibir los CFDs para minoristas, al igual que ya ocurrió con las opciones binarias.


Ejemplo de operación con CFDs


Imaginemos que los CFDs de Telefónica cotizan a 12,01€ (precio de venta)/12,06€ (precio de compra) y decidimos comprar 1000 CFDs a 12,06€. En lugar de desembolsar 12.060€ que nos costaría comprar las acciones, utilizando CFDs pagaremos únicamente 603€, si el margen requerido por el broker para ese activo es del 5%


Un tiempo después decidimos vender los CFDs a un precio de 12,80€ (precio de venta)/12,86€ (precio de compra). El beneficio que habremos obtenido será la diferencia entre el precio de venta y el precio al cual compramos, esto es, 12,80€ - 12,06€ = 0,74€ por cada CFD de Telefónica. Esto representa un total de 0,74€ x 1000 CFDs = 740€ de beneficio. 

Por tanto, los CFDs replican el precio del activo subyacente, en nuestro ejemplo, de las acciones de Telefónica. Esto supone que los CFDs de Telefónica subirán o bajarán en el mismo porcentaje que lo hagan las acciones.

En periodos o valores con una tendencia definida (alcista o bajista) con los CFDs se puede ganar mucho dinero gracias al apalancamiento, que facilita invertir en grandes paquetes de acciones aportando únicamente una parte del coste total. Pero igual que se puede ganar mucho también se puede perder en igual medida, añadiendo además los costes.


El margen de los CFDs


Los CFDs son un producto arriesgado
Los CFDs son un producto arriesgado

El broker exige disponer de un margen inicial para la apertura de una posición por si nuestra inversión sale mal. Este margen es un porcentaje del valor de la posición que vamos a abrir y es varíable según el activo subyacente y el broker. 

Por consiguiente, el margen es un depósito necesario para mantener las posiciones abiertas y una forma de demostrarle al broker que disponemos de una cantidad de reserva para cubrir las pérdidas en las que pudiéramos incurrir.

Por ejemplo, si compramos un CFD de Inditex a 100€ y el broker pide un margen del 5%, deberemos disponer de 5€ de margen para probar al broker que disponemos de la cantidad necesaria para cubrir una pérdida del 5% si nuestra posición toma la dirección opuesta.


Cómo invertir en valores bajistas


Con los CFDs podemos operar en corto, es decir, si creemos que un valor va a bajar podemos venderlo para comprarlo más tarde y ganar la diferencia entre precio de entrada (venta) y salida (compra).

Por ejemplo, si pensamos que el precio de Telefónica va a bajar, en lugar de subir, venderemos primero las acciones a 12,01 (precio de venta) y cerraremos la posición comprándolas cuando el precio sea menor, por ejemplo a un precio de compra de 11,70. La diferencia de 0,31 multiplicada por el número de acciones será nuestro beneficio.

Se puede comprobar el funcionamiento de los CFDS a través de una cuenta demo gratuita.



¿Cuál es el riesgo de los CFDs?


Los CDFs son un producto adecuado para operar a corto plazo, aunque como con todos los productos apalancados hay que tener mucha precaución y hacer un seguimiento constante del valor. Si no entiende bien su funcionamiento es mejor que no utilice CFDs para invertir. La mayoría de los minoristas que los utilizan pierden el dinero de su cuenta rápidamente.

El apalancamiento permite acceder a inversiones aportando una pequeña parte del dinero pero tiene riesgos. Por ello es muy importante utilizar las órdenes stop loss de que disponen las plataformas para no perder una cantidad superior a la que estemos dispuestos a asumir. Con este tipo de órdenes la posición se deshará automáticamente en el momento en que el precio toque el nivel fijado por el inversor.

"Con los CFDs podemos operar en corto, es decir, si creemos que un valor va a bajar podemos venderlo para comprarlo más tarde y ganar la diferencia entre precio de entrada (venta) y salida (compra)."


Brokers y plataformas de CFDs


Algunos brokers online de CFDs disponen de plataformas demo con dinero virtual para comprender el funcionamiento de los CFDs.

 Es recomendable probar un tiempo la plataforma antes de pasar a una operativa real. Hay que tener en consideración que la mayoría de las personas que operan en productos derivados apalancados y a corto plazo pierden el dinero de su cuenta en pocos meses.

De todas formas, si se quiere empezar a operar en ese tipo e mercados se recomienda que se utilice únicamente dinero del que se pueda prescindir.

 


Ventajas de los CFDs


> Permiten beneficiarse de mercados tanto alcistas como bajistas.

Apalancamiento. Podremos aprovechar la volatilidad del mercado para obtener beneficios a corto plazo con una mínima inversión. Bien utilizado puede ser un instrumento valioso.

Gran número de mercados en los que invertir: Divisas, índices, acciones, opciones, materias primas, tipos de interés, etc.

Sin fecha de vencimiento. Podremos cerrar las posiciones cuando queramos.

Control de riesgo. Disponemos de herramientas para gestionar el riesgo que estamos dispuestos a asumir mediante los stop loss y órdenes de apertura condicionada.



Inconvenientes de los CFDs


> No son un producto adecuado para cualquier perfil de inversor. Operar en estos mercados requiere gran autocontrol. El mejor analista técnico está perdido si no tiene una férrea disciplina, perseverancia y paciencia.

Riesgo. Si el mercado va en nuestra contra nuestra posición en el valor caerá. Al tratarse de un producto apalancado las pérdidas son mayores que en una inversión tradicional.

> Los CFDs no se pueden transferir de un broker a otro. El trader no posee el activo subyacente en el que se basa el CFD.

> El apalancamiento es un arma de doble filo. Puede ser muy beneficioso pero también puede generar grandes pérdidas. Es importante poner siempre stop loss para cortar las pérdidas en caso de que el mercado se mueva en contra de nuestra posición.

> Además del spread, los brokers pueden cobrar comisiones que suelen ir de un 0,06% a un 0,10% del valor nominal para las acciones, con un mínimo de 5€ en apertura y en cierre de la posición.


Trading para profesionales


El trading con CFDs es mas arriesgado que la inversión en bolsa. La posibilidad de beneficio rápido se ha convertido en un reclamo para operar con este producto. Los brokers online recurren a la publicidad agresiva impropia de un producto de inversión para tentar a todo tipo de personas, independientemente de su perfil.

El trading en CFDs es de alto riego y debería tener una regulación mayor que la actual. Organismos como la CNMV en España están planteando regular más la publicidad  de CFDs y criptomonedas e incrementar los requisitos de acceso a brokers que ofrecen estos productos.  



*Advertencia de riesgo:
La mayoría de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.


© 2021 Trabajarenforex. Todos los derechos reservados.
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!