¿Porqué triunfan los fondos indexados?

Guía básica y estrategias para invertir en el producto de moda



Qué son los fondos índice


Los fondos indexados o fondos índice son fondos de inversión pasiva que tratan de replicar un índice de renta fija o un índice bursátil (IBEX 35, SP 500, Nasdaq 100, etc.).

Los fondos tradicionales de gestión activa mantienen a un equipo de profesionales que escoge los activos de inversión que considera adecuados para los inversores, según las características del fondo. A consecuencia de esto, la gestión por profesionales  de los fondos de gestión activa se cobra a los partícipes del fondo mediante comisiones.

En cambio, los fondos indexados requieren muy poca gestión porque, una vez que se configura la cartera, apenas necesita mantenimiento. Los fondos indexados se limitan a replicar automáticamente a un índice de una manera más o menos fiel. Por tanto, los costes son menores que los de los fondos de gestión activa. 

Pero, además, invertir en fondos indice tiene una rentabilidad histórica mayor que los fondos de inversión de gestión activa.

Rentabilidad de los fondos índice


Los fondos indexados no buscan superar en rentabilidad al índice de referencia, sino replicar al mercado. Esto significa que el valor del fondo subirá o bajará en igual medida que el índice al que está referenciado.

Por ejemplo, el SP 500, que es el índice que reúne a las 500 mayores empresas que cotizan en las bolsas de Estados Unidos, ha tenido una rentabilidad media anual del 8,26% desde 1927 hasta 2020.


Por tanto, un fondo que hubiera estado indexado al SP 500 habría tenido esa rentabilidad media aproximada, gastos aparte. Un beneficio que solo han superado una exigua minoría de fondos de inversión de gestión activa.

Y es que, como ha publicado la empresa de análisis financieros Morningstar, únicamente el 9,2% de los fondos de gestión activa superan al índice en un periodo de 10 años.

Por consiguiente, si nos ceñimos a la rentabilidad histórica, la inversión en fondos indexados, sobre todo a índices de Estados Unidos, es mejor opción para invertir a largo plazo en fondos de inversión.

Ventajas de invertir en fondos indexados


  • Diversificación: Al comprar un fondo indexado estamos comprando acciones que componen ese índice. Esta característica reduce el riesgo que tiene invertir en acciones de unas pocas empresas.

En el siguiente gráfico se puede ver el gran crecimiento que tuvieron algunas empresas en 2020.



Las acciones que aparecen en el cuadro eran los valores de moda en redes sociales en 2020. Sin embargo en 2021 perdieron un elevado porcentaje de su valor total.

Ciertamente, el riesgo de invertir en unas pocas empresas conlleva un riesgo mayor que invertir en el índice. 

En cambio, al comprar una cesta de acciones de empresas, la diversificación es mayor y, por tanto, disminuye el riesgo.


  • Comisiones: Como ya hemos visto, un fondo índice es de gestión pasiva, por lo que su evolución está ligada al índice que replica. Es decir, no requiere de una estructura que gestione el fondo y cuyo mantenimiento genera gastos y comisiones.

Aproximadamente, la comisión de un fondo de gestión activa es de un 3,40% de media. En cambio, la comisión de un fondo indice es únicamente de un 0,25% o 0,70% de algunos robo advisors.

Sin embargo, hay que decir que comprar fondos indexados a través de un banco tiene tarifas más altas que hacerlo a través de plataformas.


  • Trapaso gratuito entre entidades: Los fondos se pueden traspasar de uno a otro o cambiar de entidad sin tributar. En España el fondo solo tributa cuando se vende. La fiscalidad es una de las características más significativas de los fondos de inversión.


  • Rentabilidad superior: La mayoría de los fondos de gestión activa no baten al índice de referencia, sobre todo a los índices de Estados Unidos. Y, aunque puedan batirlo algún año, es probable que todos los años venideros no lo vayan a conseguir.

En el fondo indexado la rentabilidad  siempre va a ser similar a la del índice, y pagando menos costes que en un fondo de inversión.


Desventajas de los fondos indexados


  • Ligados a un índice. Si el índice que replica nuestro fondo indexado tiene pérdidas, el fondo también perderá en igual medida. Los índices americanos han mostrado mayor eficiencia que otros índices, por lo que son especialmente indicados para replicar.


  • Ligado al comportamiento sectorial o geográfico: Si un sector de la economía va mal, un fondo indexado al índice sectorial tendrá la misma pérdida.

Por ejemplo, si tuviéramos un fondo ligado al Nasdaq 100 y el sector tecnológico de los Estado Unidos entrara en crisis, el fondo indexado perdería en la misma medida que el índice.

Por eso es recomendable tener una cartera diversificada e invertir en fondos de distintas áreas geográficas y sectores para reducir el riesgo.


  • Menor oferta: En la actualidad la oferta de fondos indexados es menor que la de los fondos de inversión tradicionales, aunque esta circunstancia ha empezado a cambiar dado el éxito que están teniendo en Europa este tipo de fondos.

Cada vez más bancos, gestoras y plataformas ofrecen fondos índice, aunque todavía en mucha menor medida que en Estados Unidos. En este país los fondos indexados y ETFs suponen el 40% del negocio de la gestión de activos.


  • El cliente es el gestor activo: Cuando un fondo está indexado a un índice que va mal, es el cliente quien tiene que tomar decisiones. No va a haber un equipo gestor que tome la decisión de cambiar de producto. También queda al criterio del inversor la elección de índices y sectores en los que invertir.


Dónde y cómo invertir en fondos indexados


Para invertir en fondos indexados se necesita de una gestora que los ofrezca, como por ejemplo un banco. La mayoría de bancos cuentan con una oferta de fondos de inversión, sobre todo de gestión activa, pero también algunos fondos índice.

Además, hay otras entidades y plataformas que comercializan los mejores fondos indexados, con menos comisiones que los bancos. Algunas de estas entidades son Myinvestor, Indexa o Inbestme


Cómo invertir en fondos indexados:


- La primera opción es acudir a un banco o plataforma y seleccionar nosotros mismos los fondos en los que queremos invertir. Esta puede ser una buena opción y la más barata si tenemos claros los fondos en los que queremos invertir nuestro dinero.

Por ejemplo, un estrategia para invertir en fondos índice a largo plazo podría ser contratar un fondo indexado al SP 500 y uno indexado a un índice compuesto por empresas de todo el mundo, como el MSCI World Index, que está compuesto por 1600 empresas de 23 países desarrollados, e ir haciendo aportaciones periódicas o en retrocesos.

Una vez que tenemos claro nuestro perfil, más conservador o agresivo, y el plazo de la inversión podemos seleccionar los fondos e invertir todo el capital de una vez o hacerlo poco a poco.

Invertir todo el capital en una compra tiene la ventaja de que el dinero empieza a trabajar desde el principio, aunque tiene el riesgo de que quizá no sea el momento más adecuado para comprar.

Invertir el capital poco a poco, también conocido como DCA (Dollar Cost Averaging), consiste en distribuir las compras aportando cantidades periódicamente. Invirtiendo de esta manera se consigue promediar el precio de compra.


-La segunda opción consiste en invertir a través de un robo advisor. El robo advisor es una plataforma automatizada de inversión con la que cuentan las plataformas de fondos indexados.

El robo advisor es un sistema automatizado que crea y gestiona la cartera de fondos indexados sin intervención del inversor.

El programa se encarga de invertir en los fondos e ir realizando los ajustes necesarios en la cartera de acuerdo con el perfil de riesgo del inversor. El nivel de riesgo de cada inversor se determina en el momento de abrir la cuenta, previamente a la compra de los fondos.

Invirtiendo a través de un robo advisor, las comisiones son un poco más altas que hacerlo por cuenta propia, aunque considerablemente más bajas que las que tiene un fondo de gestión activa.

Aproximadamente, un robo advisor cobra una comisión de gestión de un 0,30%, una comisión de custodia que puede ser del 0,10% y la comisión de los fondos de inversión en torno al 0,10%. Esto sería un total del 0,50%, aunque las comisiones pueden variar según la entidad.

De todas formas, aunque el robo advisor actúa de manera automatizada, expertos en inversión supervisan las operaciones, por lo que hay una cierta intervención humana detrás de ellos.


Fiscalidad en España de los fondos


Los fondos indexados tributan en España en el IRPF dentro de las rentas del ahorro, como las acciones, CFDs o resto de fondos de inversión. Pero hay que recordar que los fondos indexados no tributan cuando se traspasan, sino únicamente cuando se hacen efectivas las ganancias.


19% por beneficios de hasta 6000€

21% entre 6000 y 50.000€

23% más de 50.000€ hasta 200.000€


Origen de los fondos indexados


Los fondos indexados nacieron en los primeros años 70 en Estados Unidos.

El financiero John Bogle comprobó la escasa rentabilidad de los fondos de inversión americanos respecto a los índices y empezó a buscar una forma de invertir en los índices mismos.

John Bogle se apoyó en varios estudios de reputados economistas que demostraron que la rentabilidad de los fondos gestionados era muy inferior a la de los índices con los que se comparaban para valorar la calidad de su gestión. 


Entonces, ¿Porqué pagar sustanciosas comisiones a unos gestores que lo hacían peor que el mercado?. ¿Porqué no invertir en el mercado mismo?.

De esta premisa surgió el primer fondo índice. John Bogle anunció en 1976 la creación del primer fondo indexado, cuyo nombre es a día de hoy Vanguard 500 index fund.


Este fondo lo comercializó Vanguard, que en la actualidad gestiona más de 5 billones de dólares a través de 140 fondos indexados y 1800 ETFs.

Algunas de las gestoras de los mejores Fondos indexados son, además de Vanguard, Fidelity, Amundi, Blackrock, Schwab o Lyxor. Los mejores fondos indexados de estas comercializadoras y ETFs se pueden encontrar en la mayoría de bancos y plataformas.


"La fórmula ganadora para invertir es a través de fondos indexados que te permitan apostar por todo el mercado de acciones sin tener que hacer nada más que mantenerte firme en el tiempo." John C. Bogle.


Fondos indexados vs ETFs


Hay un vehículo de inversión similar a los fondos indexados. Se trata de los ETFs. Los Exchange Traded Fund son fondos indexados cotizados.

Los fondos indexados tratan de replicar los valores que componen un índice. Los ETFs replican directamente al índice. En este sentido, su comportamiento es más fiel al del índice al que copian.

  • Los ETF son fondos indexados que cotizan como una acción, es decir se pueden comprar y vender en cualquier momento del día. Incluso se pueden comprar y vender varias veces en el mismo día. En cambio, los fondos indexados publican un valor liquidativo diario, generalmente al cierre del mercado, que es el precio para las compras y ventas del día.
  • Transparencia. Se puede conocer el valor del ETF en cualquier momento de la jornada. El valor del fondo indexado se publica, por lo general, al cierre del mercado.
  •  Fiscalidad. El traspaso de fondos indexados está exento de tributación. Solo se tributa cuando se liquidan. Los ETFs tienen la misma fiscalidad que las acciones.
  • Comisiones: Los ETFs tienen menos comisiones que los Fondos indexados, aunque también hay que pagar comisión de compra y venta igual que con las acciones. 
  • Aportaciones: El fondo indexado tiene una comisión anual que se devenga diariamente por lo que no le afectan las aportaciones periódicas.


Por el contrario, cada vez que compremos un ETF en un broker deberemos pagar, o bien una comisión, o bien una horquilla, que es la diferencia entre el precio de venta y el de compra. La amplitud de esa horquilla la determina cada broker, por lo que suele variar de un broker a otro.



  • La oferta de ETFs es mucho mayor que la de fondos indexados. Hay ETFs de renta fija y variable, materias primas, sectores, regionales, globales. Además, los hay apalancados e inversos.
  •  Mayor disponibiidad de los ETFs. Todos los brokers ofrecen ETFs. En cambio, la comercialización de los fondos indexados está limitada a determinadas entidades.
  • El mínimo para invertir en ETFs es el mismo que para una acción, por lo general por debajo de 100€.


¿Elegir fondos indexados o ETFs?


En términos generales, no se puede decir que un producto sea mejor que otro. La elección de uno u otro instrumento dependerá del tipo de inversión y horizonte temporal en el que esté pensando el inversor.

A la hora de elegir un medio de inversión hay que tener en cuenta las características del producto y los objetivos, horizonte temporal y estilo de inversión del inversor.

Como hemos visto, los ETFs requieren de cierta gestión activa. A diferencia de los fondos indexados, no podemos rebalancear nuestra cartera, sino ajustarla con nuevas compras o ventas.

En cambio, la inversión en fondos indexados mediante un robo advisor es más pasiva, ya que el robo advisor se encarga de todo, por lo que no tendremos que intervenir prácticamente nada en la gestión de la inversión.

Se puede decir que el fondo indexado facilita la inversión a largo plazo ya que las aportaciones de capital no pagan comisiones de compra, a diferencia de los ETFs. Esto, facilita la creación de una cartera de largo plazo mediante aportaciones. Además podremos aprovechar las ventajas del interés compuesto a largo plazo.

Estas características han propiciado que algunas personas estén utilizando los fondos indexados como alternativa a los planes de pensiones.

Además, el diferimiento del pago de impuestos hasta el momento de la venta es un punto a favor de los fondos indexados para quien esté pensando en una estrategia financiera y fiscal a largo plazo

En definitiva, no hay un activo claramente ganador. Los ETFs y los fondos indexados tienen similitudes y pequeñas diferencias que hacen que el inversor se decante por uno u otro producto, o que combine ambos.


© 2021 Trabajarenforex. Todos los derechos reservados.
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!